LEYENDAS URBANAS - Diálogo - szkoła języka hiszpańskiego w Lublinie

Blog Diálogo

19 kwi 2016 · Możliwość komentowania LEYENDAS URBANAS została wyłączona

LEYENDAS URBANAS

legendy-miejskie

He pensado que podríamos dedicar un apartado a las leyendas urbanas, porque seguro que cada uno de nosotros ha oído alguna vez una historia escalofriante, historia de miedo y misterio sin resolver, a veces increíble. Creo que un blog redactado en español es un lugar perfecto para compartir ese tipo de historias, sobre todo ahora, que estamos en otoño, una época del año que no genera mucha alegría, sino al contrario: nuestros pensamientos se dirigen hacia “el lado oscuro” de la existencia.

Hoy os voy a presentar dos historias que espero que os inciten a la discusión.

ALGUIEN BAJO TU CAMA

Esa historia ocurrió a una niña de 9 años, hija única de una familia muy rica e importante. Una niña que tenía todo lo que querría o deseara tener una niña normal con buena educación, pero se sentía terriblemente sola. Sus padres, por los compromisos sociales que tenían, la dejaban abandonada en una casa grande y vacía. Sin embargo, todo cambió cuando para Navidades le regalaron un cachorro de perro, de raza grande, para que hiciera compañía a la niña en su soledad.

Un día, como siempre, los padres tuvieron que asistir a uno de los importantísimos actos sociales, y dejaron a su hija sola en casa. La niña, después de jugar con su perro, se fue a dormir, y el perro se acostó debajo de su cama. La niña cayó en un sueño profundo, pero sobre las 2 de la madrugada la despertó un fuerte ruido. Eran como rasguños leves que se convertían en más fuertes. Entonces, temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiera, como señal de su presencia. Al sentir su lengua en la mano, se tranquilizó y se volvió a dormir. Al despertarse al día siguiente, descubrió algo horrible: en el espejo de su armario alguien había escrito algo con letras rojas. Se acercó para leer, y un grito espantoso salió de su garganta. En el espejo vio un rastro de sangre que decía: NO SOLO LOS PERROS LAMEN. Entonces dio otro grito de terror cuando vio a su perro desangrado en el suelo de la habitación.

Se dice que cuando sus padres la encontraron, no decía otra cosa que: ¿Quién me lamió la mano? Y decía el nombre de su perro. La pobre chica se volvió loca y los padres la ingresaron en un manicomio. Además, abandonaron el país y se instalaron en el extranjero.

Todavía queda, sin embargo, una gran incógnita sin descubrir y es que, quienes fueron a examinar la habitación de la niña descubrieron que el perro estaba muerto desde hacía horas. Así que la pregunta es:¿Quién lamió la mano de la niña debajo de la cama?

LA LLORONA

Otra historia que os quiero contar está relacionada con el mundo latino. Es una historia que existe desde tiempos remotos, ya casi se ha olvidado su origen; y es que, el relato de “la llorona” aparece en todas las épocas y su llanto escalofriante acompaña a los latinos durante los siglos.

A esa mujer la puedes encontrar atravesando las calles de cualquier ciudad latina, sobre todo en una noche profunda, en presencia de la luna, lluvia y viento. Vagabundea por las calles acompañada de un llanto y un gemido horrible y asombroso. Estos espantados tristes y prolongadísimos gemidos, nos dan a entender que la mujer sufría, sin duda, honda pena moral o tremendo dolor físico.

La mujer lleva un traje blanco y un espeso velo en su rostro. Con lentos y callados pasos recorre muchas calles de la ciudad de México, cada noche diferentes, pero siempre pasa por la Plaza Mayor, donde se detiene e, hincada de rodillas, da el último lamento, después se dirige hacia orillas del lago, y, como una sombra, se desvanece entre sus aguas.

Como ya he dicho antes, la Llorona debió de sufrir en su vida terriblemente. Y de ahí que las diferentes Lloronas se dispersaron por América Latina, cada una con su propia historia cruel y escalofriante, congelando la sangre en las venas.

Las „Otras” Lloronas

En algunos pueblos se decía que la llorona era una joven enamorada que había muerto en vísperas de su boda y traía al novio la corona de rosas blancas que nunca utilizó. En otras partes, se creía que era una madre que venía a llorarle a sus hijos huérfanos. Algunos afirman que es una mujer que ahogó a uno de sus hijos y, por la noche, lo buscaba a lo largo de los riachuelos exhalando prolongados lamentos.

Otra descripción de la llorona es la siguiente: mujer de figura desagradable, alta y desmelenada, de vestido largo y rostro cadavérico. Con sus largos brazos sostiene a un niño muerto. Pasa la noche llorando, sembrando con sus sollozos lastimeros, el terror en los campos, aldeas, y aún en las ciudades.

Se hace referencia a este personaje de acuerdo con la tradición oral, donde se le define como una madre soltera que decidió no tener a su hijo y por eso abortó, acarreándole esto el castigo de escuchar permanentemente el llanto de su niño. Este castigo la desesperó y la obligó a deambular por el mundo sin encontrar sosiego, llorando, gimiendo e indagando por el paradero de su malogrado hijo.

Creo que con estas historias ya se os pone la piel de gallina. :-)

Pero no he terminado todavía:

Para concluir, quería añadir alguna historia más, relacionada con las leyendas urbanas, que son rumores falsos, que al pasar de boca en boca, con el tiempo, se creen verdaderos .Esta es una historia que me contó una amiga española, convencida de que era pura verdad.

Según mucha gente dormir en una habitación con plantas puede causar asfixia, ya que las plantas de noche consumen todo el oxígeno de la habitación y por eso las personas se quedan sin oxígeno para respirar. Por supuesto esa superstición no tiene nada que ver con la realidad (pues la cantidad de oxígeno consumido por las plantas es mínima), pero si preguntáis a cualquier español, si duerme en una habitación con flores, ya veréis lo que os dirá. :-)

Espero despertar la curiosidad en vosotros por las leyendas urbanas, y ¿qué os parece, si el siguiente artículo lo dedicamos a las leyendas urbanas españolas? A ver si os animáis a buscar alguna interesante que no conozca todavía :-)

¡Hasta la próxima pues!

Autor: Asia Wójtowicz


Zobacz wszystkie wpisy
Wszelkie prawa zastrzeżone © 2018 Diálogo.